sol_88

El Sol

El Sol es una enorme bola de plasma, con una temperatura en su superficie de 15 millones ºC y una gravedad 28 veces superior a la terrestre…

El Astro Rey en el Tiempo

En la antigüedad, los eclipses, interposición de la Luna entre el Sol y la Tierra, eran presagio de mala suerte...

En la antigüedad, los eclipses, interposición de la Luna entre el Sol y la Tierra, eran presagio de mala suerte…

En numerosas culturas clásicas, el astro rey suponía la fuente de la vida. Los egipcios lo adoraban a través del dios Ra, considerado el primer rey de Egipto. El faraón era considerado el “hijo de Ra” y tenía carácter de divinidad. Para los hindúes, el Sol es Surya, “el Dios de dioses”, colocando imágenes suyas para atraer la buena suerte. Según la mitología china, en un principio había diez soles que aparecían por turnos en el cielo y el arquero Yi tuvo que matar a todos salvo a nuestro Sol cuando todos salieron juntos, ya que la vida se hacía insoportable.

En Mesopotamia, el dios Sol Asmas, se encargaba de repartir justicia desde el cielo, y en la mitología clásica griega, Helios, la personificación del Sol, conducía su carro dorado todos los días, de Este a Oeste. La cultura del pueblo inca se basaba en la adoración a Inti, el dios Sol, y los aztecas arrancaban el corazón de sus víctimas y lo ofrecían al Sol para asegurarse de que éste no se detuviera en su camino.

Los relojes de sol emplean la sombra arrojada por un gnomon sobre una superficie con una escala para indicar la posición del Sol en el movimiento diurno. Los sumerios fueron los primeros en dividir el año en 12 unidades, fueron ellos también los primeros en dividir el día, y lo hicieron siguiendo el mismo patrón de divisiones. Así como su año constaba de 12 meses y cada uno de ellos de 30 días, sus días consistían en doce danna (cada danna duraría dos de nuestras horas) de 30 ges cada uno (cada ges duraría 4 de nuestros minutos). Sin embargo la división del día en 24 horas, así como también el año de 365 días) se lo debemos a los egipcios y no a los sumerios.

Los egipcios elaboraron el primer calendario solar hace unos 6.000 años. Calcularon que el año duraba unos 365 días y un cuarto, pero no añadían uno cada cuatro años, como se hace hoy en día, lo que suponía un asincronismo con las estaciones a largo plazo. El calendario actual tiene su origen en el calendario romano, muy complicado y que contaba con 355 días y sobre el que se añadía un mes de 22 o 23 días cada dos años, denominado Mercedonious.

Julio Cesar lo reformó incluyendo el año bisiesto pero éste todavía era once minutos más largo que el año solar, por lo que en el siglo XV se había retrasado una semana. En 1.545, el Concilio de Trento autorizó la reforma del calendario, donde se eliminaban tres años bisiestos cada cuatro siglos, haciendo que el 4 de octubre de 1.582 sería el último del calendario juliano, y el siguiente sería el 15 de octubre. Dicho cambio no se llevó acabo al unísono, en Gran Bretaña no se aplicó hasta 1752 y en Rusia hasta 1918.

Características del Sol

La luz que sale del Sol, tan sólo necesita unos 8 minutos en llegar hasta nosostros...

La luz que sale del Sol, tan sólo necesita unos 8 minutos en llegar hasta nosostros…

El Sol es el cuerpo mayor del Sistema Solar, con una masa de equivalente al 98% de la masa de todo el Sistema Solar. Sus dimensiones son tales que en su interior cabrían más de un millón de planetas Tierra. Se encuentra a tan sólo 150 millones de kilómetros de la Tierra, empleando la luz un tiempo de 8 minutos en recorrer dicha distancia. Sin embargo, dicha luz emplea más de un millón de años en recorrer la distancia del núcleo, donde se ha originado, hasta la superficie.

La corona o superficie solar posee una temperatura en torno a los 5.500 ºC, siendo en su interior mucho más caliente, unos 15 millones ºC. Es la fuente de energía del Sistema Solar ya que el hidrógeno se convierte en helio mediante las reacciones de fusión, generando calor y luz. Cada segundo transforma 700 millones de toneladas produciendo la energía que consumiría EEUU en un millón de años.

El Sol es una bola enorme de gas muy caliente, que se encuentra en un estado, ni líquido ni gaseoso, denominado plasma, donde casi todo es hidrógeno (70%) y helio (28%). Por ello, es una estrella de tercera generación, ya que cuando una estrella termina de fusionar su hidrógeno, si posee una masa elevada, empieza a fusionar helio, y continúa con elementos más pesados hasta llegar al hierro.

El Sol es una estrella mediana, clasificada como enana amarilla por ser algo mayor a las enanas rojas, predominantes en nuestra galaxia, la Vía Láctea. Está situada en el brazo de Orión de ésta, que gira alrededor del centro galáctico junto con otros cien mil millones de estrellas. El Sol está sometido, junto con el grupo local de estrellas próximas, a un movimiento de traslación alrededor del centro de la galaxia, a una velocidad de 216 km/segundo, velocidad que exige 230 millones de años para una órbita completa.

El Sol no rota de forma rígida como lo hacen los planetas sólidos como la Tierra, sino que las regiones ecuatoriales rotan más rápido, con un periodo de 24 días, que los polos, que completan una vuelta en unos 30 días. Esto de debe a que su densidad varía, siendo más denso cuanto más próximo al núcleo al ser su temperatura menor, propio de la dinámica del plasma.
Las manchas solares tiene un color oscuro debido a su menor temperatura, y en ellos se generan las protuberancias solares…

La densidad del Sol es menor a la terrestre, aunque su masa es 3.344 veces superior, lo que supone una fuerza de la gravedad 28 veces más elevada, es decir, una persona que en la Tierra pesase 80 kg en la superficie del Sol tendría 2.240 kg.

Manchas y Erupciones Solares

Las manchas solares son áreas ligeramente más frías (2.000 ºC) en la superficie del Sol que se ven de un color más oscuro. Parecen oscuras por su contraste con la luminosidad que hay en la superficie del Sol, a pesar de que son mucho más brillantes que una chispa eléctrica. El número de manchas solares que se observan aumenta y disminuye con una periodicidad de 11 años, denominado ciclo solar. Se originan como consecuencia de impedir el flujo de energía por la concentración del campo magnético solar.

Una erupción solar es una violenta explosión en la atmósfera del Sol con una energía equivalente a decenas de millones de bombas de hidrógeno. La mayoría de las erupciones suceden alrededor de manchas solares, generando radiación electromagnética y acelerando las partículas (iones, electrones, etc.) a velocidades cercanas a la de la luz.

Estos vientos solares, formados por partículas cargadas muy energéticas, generan en su interacción con el campo magnético terrestre, las espectaculares auroras boreales. Estos vientos también provocan fallos en las comunicaciones vía satélite, por lo que son estudiadas constantemente en previsión de sus posibles efectos.

Referencias:
http://www.iaa.es/
http://www.solarviews.com/span/sun.htm

VN:F [1.9.22_1171]
Valora esto del 1 al 10
Rating: 8.0/10 (4 votes cast)
El Sol, 8.0 out of 10 based on 4 ratings

Related articles

1 Comentario

  1. […] Originalmente, Mithras (sánscrito: amigo) es considerado por algunos como una deidad hindú que llegó a través de Persia a Occidente tras numerosas transformaciones, remontándose su origen hasta el II milenio a. C., aunque su nombre es mencionado por primera vez en un tratado entre los hititas y los mitani, escrito hacia el 1400 a.C. En los Vedas (los cuatro textos más antiguos de la literatura india, base de la desaparecida religión védica que fue previa a la religión hinduista) se le presenta como un espíritu de luz al ser uno de los doce hijos de Aditi, la personificación del Sol. […]

    Responder

Déjanos tu Comentario

Su cuenta de correo no será publicada. Los campos obligatorios han sido marcados (necesario):


Para contactar con nosotros, enviar una noticia, sugerencia, queja o corrección:



Back to Top