curiosidades_arboles_II_179

Curiosidades de los Árboles II

Abedules, Sauces, Álamos, Encinas, Robles, Avellanos, Castaños, Hayas, Olmos… encierran numerosas leyendas y simbología, así como usos originales…

Árboles con Historia II

En los países nórdicos, el roble representaba al trueno, y según la leyenda, el Arca de Noé se elaboró con su madera...

En los países nórdicos, el roble representaba al trueno, y según la leyenda, el Arca de Noé se elaboró con su madera…

Sauce Llorón. Este árbol, originario de China, está cargado de simbología y leyendas. Se dice que si uno se cobija debajo de él en una tormenta, no será alcanzado por los rayos. Se cree que fue uno de los árboles más notables de los Jardines Colgantes de Babilonia. Napoleón lo eligió para ser enterrado junto a él en la isla de Santa Helena.

Álamo Blanco. El escritor romano Virgilio (70 a.C.-19 a.C.) lo consideró como el umbroso árbol de la corona de Hércules, ya que con sus ramas se había adornado al salir de los Infiernos tras vencer al temible Can Cerberos, perro de tres cabezas que aseguraba la puerta del infierno para que los muertos no saliesen. Fue el símbolo de la decadencia y la ancianidad.

Abedul. Se dice que este árbol crecía a la entrada del Paraíso. Antiguamente se plantada a la entrada de los establos para ahuyentar a los malos espíritus. Con la misma finalidad también se fustigaba con ramas de abedul a delincuentes y dementes. Los esquimales se servían de ellos para confeccionar vestidos, construir piraguas y elaborar cuerdas, pues su corteza se mantiene muy bien por contar una sustancia conservadora, la betulina, casi indestructible. Los antiguos pastores utilizaban su corteza para elaborar su calzado. En Escocia se han encontrado en enterramientos de varios siglos cortezas en perfecto estado.

Por el contrario, su madera es muy vulnerable, utilizándose para hacer pasta de papel y tinta de imprenta. En la antigua Roma, el abedul era símbolo de poder y autoridad, empleándose sus ramas para adornar las cabezas de las personas importantes, denominándose fasces, de donde viene el vocablo fascista.

Aliso. Los pilotes de algunos edificios de Venecia (Italia) están construidos con esta madera. Es un árbol sagrado para los celtas, con el que hacían silbatos con los que silbaban al viento. El color rojizo de su sabia similar al de la sangre ha dado lugar a leyendas como en Alemania, donde existe la superstición de que el árbol da cuerpo a un espíritu maligno denominado Erlkönig, hecho famoso por el poeta Goethe y el compositor Shubert.

Se dice que el chopo temblón proporcionó la madera para hacer la cruz de Cristo y que desde entonces sus hojas no han dejado de temblar...

Se dice que el chopo temblón proporcionó la madera para hacer la cruz de Cristo y que desde entonces sus hojas no han dejado de temblar…

Avellanos. Existe un dicho en Europa según el cual si al romper la cáscara aparecen dos frutos, en vez del habitual único, y uno se le da a un amigo, y éste formula un deseo, se realizará. El avellano era el árbol de la belleza y la sabiduría. Se decía que al comer su fruto se adquirían conocimientos en ciencias y artes. En las culturas célticas y romanas, los avellanos tenían poderes místicos, simbolizando la fertilidad del matrimonio, proporcionando protección y asegurando la localización de tesoros y de agua. Los zahoríes utilizaban sus ramas para localizar venas de agua. El nombre de avellana proviene de la ciudad de Abella (Italia), donde desde siempre ha existido un mercado rico en dichos frutos.

Haya. Su culto es muy antiguo, considerado como símbolo de la grandeza y de la prosperidad, bajo la veneración del dios Fagus, que da origen a su nombre genérico y que procede del griego phegos, comestible, aludiendo a su fruto. Es un árbol bastante citado en la mitología griega, consagrado a Diana y Júpiter.

Castaño. Su origen se sitúa en la zona mediterránea europea. Parece que los romanos los llevaron a través de los Alpes al norte de Europa dada la gran afición a sus frutos. Citado en la Biblia, la fiesta de Todos los Santos debía celebrarse con sus frutos, muy valorados.

Roble. Pertenece al género Quercus, cuyo nombre proviene del vocablo griego kratós, poder, fuerza, en referencia a su madera. Otras referencias los vinculan su origen al celta por referirse con quercuez al árbol hermoso. Según la leyenda, el Arca de Noé se elaboró con su madera. En los países nórdicos está considerado como árbol divino, consagrado a Thor, dios del trueno. En las ceremonias druidas, sacerdotes de los antiguos celtas, escuchaban el susurro de sus hojas para interpretar sus mensajes.

Chopo Temblón. Se dice que proporcionó la madera para hacer la cruz de Cristo y que desde entonces sus hojas no han dejado de temblar. Su madera también se ha empleado, entre otras cosas, para fabricar mondadientes y cerillas.

Encina. Las Dríades, espíritus femeninos de la naturaleza o ninfas, habitaban sobre ellas. Era símbolo de humanidad para los griegos y sus hojas susurraban el lenguaje misterioso de los Oráculos (respuestas de los dioses a los sacerdotes). Tiene una larga longevidad, que puede alcanza el milenio.

Alcornoque. Su principal aprovechamiento es el de su corteza o más conocido corcho. Se utiliza el aparecido tras retirar la corteza inicial, por ser más fina, necesitando unos doce años en regenerarse de nuevo. Es empleado en las dehesas por su fruto, muy similar a la valiosa bellota de la encina, como alimentos de los cerdos ibéricos.

Las ramas del abedul se empleaban como adorno o fasces, de personas importantes, de ahí viene el término fascista...

Las ramas del abedul se empleaban como adorno o fasces, de personas importantes, de ahí viene el término fascista…

Morera. Ampliamente utilizados sus frutos en las zonas montañosas de Asia Central, se introdujo en Constantinopla en tiempos de Justiniano (s. VI) cuando los monjes llevaron el gusano de seda, por la apreciada seda natural que dio origen a la famosa Ruta de la Seda. Su cultivo cuenta con más de 4.600 años por parte de los chinos, que guardaban celosamente el secreto de su manufactura. Se dice que es el árbol más listo por florecer tarde y ser el primero en fructificar.

Olmo. Su nombre significa amarillo por el color que toma su madera al ser cortada. Su existencia parece estar condenada a la extinción por la enfermedad de la grafiosis, que acaba despojándolos de sus hojas, produciendo su muerte. La letal enfermedad está causada por un hongo que produce una especie de trombosis, impidiendo la circulación de la savia. Este hongo es transportado e inoculado por unos insectos. Ha sido valorado desde siempre por su porte y gran sombría, considerándose ligado al poder en la Edad Media, al ser utilizada su sombra por los jueces y magistrados para impartir justicia.

Higuera. Produce diferentes tipos de frutos: las brevas, que maduran al final de la primavera; los higos de verano, que maduran a finales del verano; y los higos de otoño, semejantes a los anteriores y de maduración otoñal. Según la tradición judía, ese fue el fruto que Eva dio a Adán. Aparece en innumerables ocasiones en la Biblia por ser de suma importancia en aquella época. Se dice que Roma se construyó en el lugar donde una higuera detuvo a Rómulo y Remo, cuando flotaban en las aguas del río Tíber.

Dedicado a Laurita

Referencias:
Árboles de Madrid. Antonio López Lillo & Antonio López Santalla.

VN:F [1.9.22_1171]
Valora esto del 1 al 10
Rating: 8.4/10 (5 votes cast)
Curiosidades de los Árboles II, 8.4 out of 10 based on 5 ratings

Related articles

Déjanos tu Comentario

Su cuenta de correo no será publicada. Los campos obligatorios han sido marcados (necesario):


Para contactar con nosotros, enviar una noticia, sugerencia, queja o corrección:



Back to Top