combustion_humana_305

Combustión Humana

La denominada combustión espontánea humana requiere de una fuente de ignición externa y se desarrolla a lo largo de un gran periodo de tiempo…

Combustión Espontánea Humana

La mayor parte de los sucesos se caracterizan por un la incineración no uniforme…

La mayor parte de los sucesos se caracterizan por un la incineración no uniforme…

Desde hace siglos se ha otorgado a los casos de combustión espontánea humana un carácter paranormal, basándose en la idea del castigo divino contenida en el libro de Job (libro bíblico del Antiguo Testamento). Con este término se describen los procesos de incineración de personas vivas sin una aparente fuente externa de ignición. Durante los siglos XVIII y XIX, este fenómeno tuvo una gran popularidad, en parte debido a las novelas de Charles Dickens, que sentía una gran atracción

La mayor parte de los sucesos se caracterizan por un la incineración no uniforme. Mientras que el tronco queda calcinado casi en su totalidad, convertido en cenizas, las extremidades permanecen intactas. Además, el fuego suele localizarse en el cuerpo de la víctima, permaneciendo las zonas circundantes casi inalteradas, a excepción de una capa de hollín grasiento que recubre el entorno. A su vez, todos los casos ocurren en el interior de edificios y las victimas sufren problemas de movilidad o incapacidad.

En 1965, el doctor D. J. Gee propuso el efecto vela como explicación racional a este extraño proceso. Como consecuencia de una ignición externa prolongada, y bajo unas determinadas condiciones externas, el fuego quema la piel, derritiéndose la grasa corporal. Esta grasa es absorbida por la ropa, actuando como la mecha de una vela, lo que permite alimentar el fuego de forma constante durante horas. La grasa humana arde a 215 °C aunque, si está impregnada en una mecha, puede hacerlo a una temperatura menor. Aunque se requieren temperaturas superiores a 1.700 °C para pulverizar el hueso humano, esta temperatura es suficiente si se mantiene durante un cierto tiempo.

En 1998, el doctor J. D. De Haan del Instituto Criminalista de California explicó y reprodujo el efecto de la combustión espontánea empleando para ello carne de cerdo, por su semejanza con la humana. La combustión se produjo a un ritmo de 1 a 3 gramos por segundo produciendo un pequeño fuego de entre 30 y 50 kW, aunque también se consiguió llamas de 130 kW de potencia y una temperatura de 911ºC.

A su vez, se comprobó que la piel y el músculo podían considerarse como combustibles de menor eficiencia energética, produciendo los fuegos de menor intensidad, de ahí que se extinguiesen más fácilmente.

Referencia:
http://www.fire-exforensics.com/Library
http://sgvworks.com/tom/TOM/tom/150HumanCombustionLinks.htm
http://www.escalofrio.com/n/Misterios/Combustion_Espontanea/Combustion_Espontanea.php

VN:F [1.9.22_1171]
Valora esto del 1 al 10
Rating: 10.0/10 (3 votes cast)
Combustión Humana, 10.0 out of 10 based on 3 ratings

Related articles

1 Comentario

  1. “Nuestros demonios”. | eladiofernandez -  11 diciembre, 2015 - 0:36

    […] combustión espontánea como castigo divino en el Libro de Job no es una razón física convincente y ni siquiera teológica si valoramos a Dios solo como a Yaveh […]

    Responder

Déjanos tu Comentario

Su cuenta de correo no será publicada. Los campos obligatorios han sido marcados (necesario):


Para contactar con nosotros, enviar una noticia, sugerencia, queja o corrección:



Back to Top