0008

Las Ecosferas

Una ecosfera es una mezcla entre un acuario y un pequeño mundo con autonomía propia, un perfecto ejemplo de lo que podrán ser las bases humanas en otros planetas…

Mundos Portátiles

Las ecosferas son mundos que no necesitan del exterior, su ciclo vital es perfecto.

Las ecosferas son mundos que no necesitan del exterior. Su ciclo vital es perfecto.

Una Ecosfera es un huevo de cristal, herméticamente cerrado, donde viven unas algas, bacterias y camarones. Un mundo científicamente perfecto donde la luz ha permitido surgir la vida. Es un completo ecosistema que, tratado con ciudado, podrás ver crecer durante los próximos cuatro o cinco años.

Las ecoesferas son producto de una investigación desarrollada por el Laboratorio Aeroespacial de la NASA, que buscaba formas de transportar, en un futuro, ecosistemas a planetas lejanos como Marte.

El objetivo final del proyecto de la agencia espacial es conseguir instalar sistemas cerrados que permitan cubrir las necesidades de agua, aire y alimentos de los astronautas que aterricen en un planeta, para que puedan vivir en una especie de ‘ecoesferas’ de tamaño gigante. Para la NASA, la ecosfera es como un planeta Tierra a pequeña escala, y los camarones, la especie humana.

Bacterias y algas conviven en una perfecta armonía junto con los camarones, y cada uno cumple su misión.

Bacterias y algas conviven en una perfecta armonía junto con los camarones, y cada uno cumple su misión.

Así que fruto de años de investigaciones de la NASA nacieron las ecosferas, unos pequeños ecosistemas en equilibrio encapsulados en esferas de cristal con un poco de agua. Allí viven camarones rojos, algas y microorganismos activos en unos decilitros de agua marina filtrada. Siguiendo todos los cuidados, pueden vivir entre dos y cinco años, aunque se han dado casos de algunas esferas que siguen en perfecto funcionamiento diez, y hasta 18 años después de su ‘nacimiento’.

Tras varios años vendiendo las esferas en EEUU, la empresa que las comercializa -bajo pedido- decidió abrir una planta de ‘fabricación’ de los ecosistemas en Alemania, con lo que se ha abierto la puerta al comercio europeo. En un plazo de dos semanas para los modelos más grandes, cualquier persona puede tener su propio y personal ‘mundo’ en casa.

De momento, las pequeñas ventanas al mundo submarino sólo se pueden comprar en tiendas muy especializadas e Internet, aunque también hay modelos muy grandes de cara al público en museos y acuarios de lugares como Doñana o Málaga.

Un proyecto ‘educativo’ y también decorativo

Para el ‘experimento educativo’, los científicos han elegido camarones, que se alimentan de algas y bacterias que encuentran en el agua, y que no suelen mostrar una conducta agresiva entre sí. Junto a ellos, en las esferas, hay algas, bacterias, la gorgonia -un material sin vida que se corta a mano para cada esfera- y gravilla. ¿Y cómo funciona y se mantiene ‘viva’? Con energía.

 Cada "Habitante" de la ecosfera cumple una misión en su pequeño mundo, este gráfico muestra como unos consiguen los nutrientes necesarios para los otros y como el círculo se completa en un ciclo autosuficiente.

Cada “Habitante” de la ecosfera cumple una misión en su pequeño mundo, este gráfico muestra como unos consiguen los nutrientes necesarios para los otros y como el círculo se completa en un ciclo autosuficiente.

En realidad, las ecosferas no requieren mucho mantenimiento, pero sí unos cuidados básicos. Lo único imprescindible para que los habitantes de estos microclimas no mueran es luz solar, aunque no demasiada, ya que un exceso -o un defecto- de ella puede acabar con su vida. Si pasa más de 60 horas a oscuras, se morirá en cuestión de horas, mientras que si recibe más de 12 horas diarias de luz, las algas crecerían tanto que consumirían todos los recursos y nutrientes inorgánicos del interior de la pequeña esfera. Y como los ‘gremlins’, las ecosferas deben mantenerse lejos de las ventanas. La luz directa del sol puede acabar con ellas.

Los cuidados que precisa una ecosfera son muy básicos y fáciles de conseguir.

Los cuidados que precisa una ecosfera son básicos y fáciles de conseguir.

Otro factor a tener en cuenta es la temperatura. La ideal es entre 15 y 30 grados centígrados y las inferiores a 15 grados reducen el metabolismo de los camarones. De hecho, la empresa que comercializa las esferas en España ha decidido, como ocurre con algunas marcas de bombones, no aceptar pedidos entre los meses de enero y marzo, cuando hace más frío. “El viaje desde Alemania con esas temperaturas bajo cero puede ser mortal para los ecosistemas”, aseguran.

Y es que las ecosferas son un elemento vivo, algo que quiere remarcar a toda costa la empresa que las vende, sobre todo vía Internet. “Hay que tener en cuenta que es un ser vivo, no un juguete, y se puede deteriorar o incluso mirir si no recibe los ciudados a toda costa. Al comprarlo, la persona adquiere una responsabilidad de respetar la integridad del ecosistema”, insisten. Que no se puede dejar un ‘mundo’ en las manos de cualquiera.

Referencias:
http://www.ecosferas.com
http://www.elmundo.es/elmundo/2005/05/31/ciencia/1117551158.html

VN:F [1.9.22_1171]
Valora esto del 1 al 10
Rating: 1.0/10 (1 vote cast)
Las Ecosferas, 1.0 out of 10 based on 1 rating

Related articles

Déjanos tu Comentario

Su cuenta de correo no será publicada. Los campos obligatorios han sido marcados (necesario):


Para contactar con nosotros, enviar una noticia, sugerencia, queja o corrección:



Back to Top