Crisis_Energetica_44

Crisis Energética

Actualmente, el mundo se encuentra en una crisis energética, al reducirse la producción de petróleo, lo que podría desencadenar en una auténtica revolución mundial…

Crisis Energética Mundial

Actualmente, el mundo se encuentra en un periodo de crisis energética, ya que dentro de algunos años, la producción mundial de petróleo convencional empezará a disminuir, al haber alcanzado actualmente el límite de producción. Mientras tanto, la demanda mundial no deja de aumentar.

Los grandes yacimientos petrolíferos son una utopía, el último encontrado fue en 2003 ...

Los grandes yacimientos petrolíferos son una utopía, el último encontrado fue en 2003 …

El consumo de petróleo se cuantificó en el año 2004 en 82’5 millones de barriles al día (cada barril contiene 159 litros) (AIE 2004), constituyendo el 40% del consumo energético. En lo que va del siglo, se ha observado un incremento anual de su consumo a escala mundial, siendo los EEUU el mayor contribuyente, al haber incrementado su uso en un 20% en las últimas cuatro décadas. De ahí, su continua atención sobre los conflictos del Oriente Próximo.

El choque resultante de esta creciente hambre petrolera junto con la disminución de la producción, es inevitable, a causa de la importancia de la dependencia de nuestras economías respecto del petróleo barato. Como alternativas se están barajando multitud de opciones, desde las energías alternativas o renovables hasta las energías nucleares, aunque ninguna de ellas cuenta con una viabilidad plena hoy por hoy.

El petróleo, hoy en día, se encuentra por todas partes, desde los plásticos utilizados en los envases o aparatos eléctricos, hasta los fertilizantes utilizados en la agricultura, al tener a éste como elemento base. Entre 1945 y 1994, la inversión energética en la agricultura aumentó 120 veces, mientras que los rendimientos de las cosechas sólo aumentaron 90 veces.

El conocimiento del cenit energético en el cual nos encontramos está obtenido de estudios estadísticos como el que realizó el geólogo M. King Hubbert, que predijo en el año 1956 correctamente el cenit de la producción petrolera en Estados Unidos para el año 1969 ocurriendo ésta en 1970. El pico de Hubbert para Oriente Medio se prevé hacia el año 2010, dependiendo de la tasa de crecimiento de la demanda china. Dichos datos también se fundamentan en el hecho de la caída de los descubrimientos de campos gigantes (yacimientos con más de 500 millones de barriles), cuyo cenit ocurrió en 1965.

Desde 2003, no se ha descubierto ningún campo nuevo y el petróleo obtenido es pesado, es decir, se encuentra en arenas asfálticas que contienen un gran contenido en azufre. Esto hace que no sea bueno para el refinamiento, al requerir un mayor gasto energético en este proceso. Las arenas asfálticas tienen un TRE (Tasa de Retorno Energético) de 1 a 4, es decir, se necesita un barril de energía para producir cuatro. En los grandes yacimientos petrolíferos, además de que la calidad del petróleo era mucho mejor, el TRE era de 1 frente a 100, ya que se encontraban en rocas muy porosas, por lo que su extracción era mucho más sencilla. es por esto que se les denominase bolsas.

Alternativas Energéticas

El gas natural es el que más está aumentando su uso, constituyente el 26% del consumo energético en 2007, y tiene muchas ventajas. Sin embargo, su explotación también contribuye al efecto invernadero y sigue una curva de Hubbert más pronunciada que la del petróleo. De manera que, una vez que se alcance el cenit, unos treinta años después del petróleo, su declive será mucho más pronunciado. En Norteamérica la escasez de gas ya empieza a ser un problema acuciante.

El carbón es un combustible muy pesado, poco eficiente, con poca versatilidad y con un gran coste de extracción y de transporte. Aun así, su consumo en el 2007 fue del 24% del total de recursos eneréticos. Es muy contaminante (tanto su minería como su combustión) y es el causante de la lluvia ácida, además de contribuir al efecto invernadero. Estos problemas se verían incrementados si se tratase de sustituir con él al petróleo.Los biocombustibles no tienen las prestaciones que presentan los gasóleos obtenidos del petróleo y, para incrementar su producción significativamente, se tendrían que dedicar una gran cantidad de tierras fértiles a su cultivo, lo que es complicado en un mundo en el que el hambre y la desertización son dos de sus problemas de más difícil solución. Además, nuevamente el petróleo aparece como el recurso que está detrás de su desarrollo, pues el proceso de siembra, tratamiento, fertilización, riego, cosecha, transporte y distribución requiere de energía que en la actualidad se obtiene del “oro negro”.

La fusión nuclear, la que se producen el interior del Sol y que nos proporciona la energía que nos llega del astro, es la fuente de energía de la que se dice que resolverá todos los problemas energéticos en el futuro. Sin embargo, las complejidades tecnológicas a superar son de tal magnitud que desde los años setenta del siglo pasado se viene trabajando en ella y no se espera su introducción hasta mediados del siglo XXI. Esto es así porque se necesitan alcanzar temperaturas superiores a cien millones de grados para que se produzca la reacción de fusión; materiales que resistan las altas temperaturas y la radiación; lograr que la energía liberada sea mayor que la necesaria para calentar y mantener aislado el combustible; y finalmente, desarrollar dispositivos que capturen la energía generada y la conviertan en electricidad, de tal manera que de todo el proceso se obtenga un balance energético suficientemente positivo. El origen del colisonador de hadrones tiene como fin descubrir fenómenos relacionados con la fusión.

La fisión nuclear presenta numerosas dificultades para implantarse a gran escala y a corto plazo: el enorme coste (económico y energético) de la construcción y desmantelamiento de cada central nuclear; la ausencia de soluciones al tratamiento y almacenamiento de los peligrosos residuos, que emiten radiactividad durante miles de años; el riesgo de accidentes nucleares y de atentados terroristas; los conflictos entre los países por el temor al posible empleo de la energía nuclear para fines militares; el gran impacto ambiental que genera la minería del uranio. En todo caso, aunque todos estos problemas se pudieran superar, el uranio también posee un pico de Hubbert, que se alcanzará en el 2030, plazo que se acortaría si se incrementase el número de centrales nucleares.

Usar hidrógeno como combustible para su coche puede ser peligroso por ser muy inflamable. Un medio alternativo son las pilas de hidrógeno...

Usar hidrógeno como combustible para su coche puede ser peligroso por ser muy inflamable. Un medio alternativo son las pilas de hidrógeno…

El hidrógeno no es una fuente de energía ni un recurso natural y debe obtenerse a partir de otras materias primas (agua, biomasa, combustibles fósiles), necesitando más energía para obtenerlo de la que después proporciona. Se plantea como combustible para el transporte porque no es contaminante y en principio se podría utilizar de forma líquida, como los derivados del petróleo, aunque para ello se tendrían que conseguir temperaturas por debajo de los -253º C y presiones elevadísimas, lo que supondría un gasto elevado de energía.

Ocupa ocho veces más volumen por unidad de energía que la gasolina o el diesel, y los vehículos actuales, así como los sistemas de transporte y distribución de combustible que están implantados hoy en día tendrían que adaptarse a este combustible.

Además, su manipulación es extremadamente peligrosa debido a su elevada inestabilidad. Las pilas de hidrógeno cuentan con los inconvenientes antes citados y a su vez la necesidad de platino, uno de los metales nobles más caros del mundo.

La energía hidroeléctrica, que sólo aporta el 2,7 % de la energía global, tiene pocas posibilidades de incrementarse significativamente. Las grandes presas siempre causan gran impacto sobre las áreas donde se construyen, y obligan a desplazarse a las poblaciones residentes en las mismas. Además, la regularidad hidrográfica cada vez es menor, produciendo con mayor frecuencia largos periodos de sequía seguidos de periodos de lluvias torrenciales que no permiten su almacenamiento. También hay que añadir el hecho de que se pierde 66% de dicha energía en forma de calor en su transporte.

Las energías renovables (solar, eólica, mareomotriz, geotérmica…) representan tan sólo el 0,5 % del total mundial, y su incipiente desarrollo ha sido posible gracias a la disponibilidad de petróleo, que es utilizado tanto en forma de materia prima como de energía para la fabricación de los costosos materiales necesarios, y para la construcción de las infraestructuras aparejadas. La energía que proporcionan es difícil de transportar y de almacenar y su cantidad varía en función de agentes externos, además cuenta con rendimientos no muy elevados.

Si se aprovechase toda la energía eólica y se obtuviese su mayor rendimiento, elevando todos los aerogeneradores a 100 metros del suelo (algo inviable), la cantidad de energía obtenida tan sólo supondría el 75% de la energía primaria que los seres humanos consumimos en la actualidad. Si hiciésemos dicha equivalencia con la energía solar fotovoltaica, para conseguirla, necesitaríamos una superficie de paneles equivalente a toda la península Ibérica.

Ahorro Energético

La única alternativa a la crisis energética inminente es una reducción en el consumo de energía...

La única alternativa a la crisis energética inminente es una reducción en el consumo de energía…

El crecimiento poblacional y la economía de mercado han aumentado la demanda de productos y energía, creciendo la huella ecológica de la humanidad. La base de la economía mundial se basa en el concepto de crecimiento infinito que requiere de un 3% de incremento anual. Dicho crecimiento implica que, en apenas un cuarto de siglo, las necesidades energéticas se habrán duplicado, y así sucesivamente. También hay que tener en cuenta el hecho de que el 85% de la población mundial consume el 15% de la energía. Es decir, si éstos últimos quisiesen unirse al carro del consumo energético, entonces las necesidades energéticas se multiplicarían entre 4 y 9 veces.

Los EE UU y Canadá tienen el récord de consumo, sólo constituyen el 5% de la población mundial y consumen el 30% de la energía primaria. Como solución a dicha problemática energética, los científicos sólo encuentran una reducción a nivel global del consumo de energía por individuo, es decir, un ahorro energético. El hombre primitivo proporcionaba 100 vatios hora al día (como una bombilla incandescente), lo que era suficiente para su permanencia. Un deportista en plena acción proporciona 1.500 vatios. El consumo medio mundial per capita es de 2.200 vatios. Sin embargo, en el año 2000 el consumo en EE.UU. es 12.500 W, mientras que en Europa es 4.600 W, proporcionando la misma calidad de vida aparente…

Referencias:
El mundo ante el cenit del petróleo. Fernando Bullón. Aeren
¿Desarrollo? ¿ecológico? ¿sostenible?. Pedro Pietro. Aeren

VN:F [1.9.22_1171]
Valora esto del 1 al 10
Rating: 8.8/10 (73 votes cast)
Crisis Energética, 8.8 out of 10 based on 73 ratings

Related articles

Déjanos tu Comentario

Su cuenta de correo no será publicada. Los campos obligatorios han sido marcados (necesario):


Para contactar con nosotros, enviar una noticia, sugerencia, queja o corrección:



Back to Top