mal_altura_173

Mal de Altura

El bajo contenido de oxígeno presente a elevadas altitudes hacen obligatorias una serie de reglas para que nuestra cuerpo pueda adaptarse temporalmente…

Mal Agudo de Montaña (MAM)

El cuerpo no esta diseñado para vivir continuamente a alturas con poco contenido en Oxígeno, como el Monte Everest con 8.848m...

El cuerpo no esta diseñado para vivir continuamente a alturas con poco contenido en Oxígeno, como el Monte Everest con 8.848m…

A medida que nos elevamos en altitud, la atracción que ejerce la Tierra es menor con lo que la densidad en volumen del aire es también menor, haciendo que la presión atmosférica disminuya. Esto hace que, aunque la concentración del 21% de oxígeno en aire permanezca invariable, la cantidad que respiramos disminuye. Ello cual conlleva una serie de cambios en la composición de la sangre que afecta al cerebro y demás órganos de nuestro cuerpo. Esta falta de adaptación del organismo a la escasez de oxígeno o hipoxia es conocida como mal agudo de montaña (MAM), mal de montaña, mal de altura, soroche o apunamiento.

Síntomas

El mal de altura puede aparecer a los 2.400m sobre el nivel del mar, aunque ello depende de numerosos factores. A 3.000m un 30% de las personas lo sufren y a más de 4.500 m (donde la presión del aire es la mitad que al nivel del mar) afecta al 70%.

Los síntomas varían según las personas, pero suelen presentarse de 12 a 24 horas después de la ascensión, en forma de:

• Vértigos.
• Cefalea (dolor de cabeza).
• Dificultad en la respiración.
• Trastornos del sueño en forma de somnolencia o insomnio. También pueden presentarse episodios de disnea súbita nocturna (despertarse bruscamente con sensación de ahogo).
• Hipertensión.
• Náuseas y vómitos.
• Anorexia (falta de apetito).
• Cianosis (coloración azulada de la piel).
• Pérdida de visión, especialmente advertida durante la noche.

Los enclaves humanos más altos se sitúan sobre los 4.500-5.000 metros, uno está en los Andes y otro en el valle de Khumbu, cerca del Everest...

Los enclaves humanos más altos se sitúan sobre los 4.500-5.000 metros, en los Andes y en el valle de Khumbu, cerca del Everest…

Como consecuencia de alguno de los síntomas anteriores se pueden producir otras complicaciones como la congelación de extremidades o embolias. El edema pulmonar de altitud o encharcamiento de los pulmones, también se puede producir y en relativamente pocas horas. Es debido fundamentalmente a una mala aclimatación. Puede empezar con dolor de cabeza, sensación de ahogo, tos leve… para en 6 u 8 presentar un edema pulmonar de altitud.

A partir de un mal agudo de montaña mal atendido puede aparecer también un edema cerebral, muy parecido al pulmonar. Se suele ver en altitudes superiores a las que aparecen los edemas pulmonares. El alpinista empieza a tener mala coordinación simplemente al andar, a no poder ponerse la mochila y a padecer alucinaciones. Son los primeros síntomas de un edema cerebral de altitud.

 

Tratamiento

Por lo general, el mal de altura es pasajero. Al reconocer cualquiera de los síntomas anteriores se debe:

• Interrumpir la ascensión.
• Descansar.
• Beber grandes cantidades de agua o bebidas isotónicas, que contribuyen a una mejor y más rápida rehidratación, permitiendo así una mayor circulación de la sangre.
• Dieta hiperglucídica, rica en hidratos de carbono, féculas y azúcares por su efecto profiláctico (fruta, galletas, mermelada, …).
• Analgesia suave, tipo aspirina o paracetamol. El café, el té y las hojas de coca no previenen la aparición del MAM, aunque como estimulantes que son reducen evidentemente la sensación de fatiga y originan un cierto grado de bienestar.

Si al cabo de un tiempo no se mejora, irremediablemente hay que descender y continuar con el tratamiento anterior, a la vez que se acude al médico.

Prevención del MAM. Aclimatación

Una mala aclimatación suele provocar un prematuro final de la ascensión...

Una mala aclimatación suele provocar un prematuro final de la ascensión…

• Aclimatación a una altura de 3.000 m antes de continuar la ascensión.
• Ascender paulatinamente. A alturas por encima de los 2.500m, se recomienda no superar los 500m de desnivel diario durante la pernocta, independientemente de que, durante el día se alcancen cotas más elevadas.
• Realización de entrenamiento específico antes de emprender subidas por encima de los 4.000 o 5.000m, así como reducir los desniveles diarios de ascensión y realizar descansos diarios a una misma altitud.
• La acetazolamida a dosis de 250mg cada 8 horas por vía oral, desde un día antes hasta cinco días después de alcanzar la altitud, ha demostrado ser útil para la prevención del MAM.
• La dexametasona parece tener mejores resultados y menor cantidad de efectos indeseables aunque su uso es más restringido. Su dosis recomendada es de 2mg-4mg vía oral cada 6 horas desde el momento en que comienza la ascensión hasta el tercer día después de alcanzar la altura definitiva de permanencia.
• El tabaco, el alcohol y la fatiga aumentan los riesgos al igual que vivir habitualmente en altura, los disminuye.

Existen una serie de patologías que contraindican la participación en actividades de altura de los afectados. Entre ellas, se encuentran: Epilepsia; Insuficiencia respiratoria crónica; Enfermedad coronaria inestable; Insuficiencia renal; Hemoglobinopatías y anemias importantes; Antecedentes de edema cerebral o pulmonar de altura; etc…

Dedicado a todos los montañeros.

Referencias:
http://www.clinamen.cl/FAQ/Altura.htm
http://www.elalmanaque.com/turismo/salud/s8.htm
http://actualidad.terra.es/articulo/html/av2196038.htm

VN:F [1.9.22_1171]
Valora esto del 1 al 10
Rating: 6.0/10 (1 vote cast)
Mal de Altura, 6.0 out of 10 based on 1 rating

Related articles

Déjanos tu Comentario

Su cuenta de correo no será publicada. Los campos obligatorios han sido marcados (necesario):


Para contactar con nosotros, enviar una noticia, sugerencia, queja o corrección:



Back to Top