“Privacidad Digital”

En un mundo digital, cada uno de nuestros actos es almacenado y vinculado, obteniendo así un patrón de nuestros hábitos, preferencias, vínculos sociales… y por ende de nuestra conducta.

Identidad virtual

En el año 2000, en el mundo se hicieron 100.000.000.000 de fotos. En 2010, solo en Facebook, se subieron más del doble, la mayoría identificadas…

Cualquier persona que se registra en una red social virtual en la red (Internet) crea una identidad virtual que será manejada por el propio usuario, por  lo que ésta podrá ser idéntica a su identidad real pero también puede ser ficticia. El usuario debe manejar su identidad virtual de un modo responsable con el objeto de no comprometer su propia identidad real y privacidad.

Acciones tan cotidianas dentro de una red social virtual como publicar datos de carácter personal, enviar mensajes privados, publicar fotos, etiquetar amigos, etc. llevan asociados un conjunto de riesgos y amenazas contra la propia privacidad, dependiendo del grado de veracidad de la información proporcionada. En estos casos la información que se proporciona es voluntaria por lo que su control depende de uno mismo.

Identidad Digital

Sin embargo, cada vez que se utiliza un dispositivo capaz de ser rastreado o monitorizado como un ordenador o un teléfono móvil, involuntariamente se almacena información pública anónima, como el lugar y momento preciso en el que se conecta, el tipo de información que busca y maneja o las características técnicas de su dispositivos. Recopilando estas ingentes cantidades de este tipo de información digital (Big Data) que circulan en la red sobre cada individuo y con algoritmos como el desarrollado en la Universidad Carnegie Mellon, se obtienen modelos que pueden llegar a identificar a las personas individualmente y determinar los patrones de conducta de los grupos sociales que forman.

El creador de Facebook, Mark Zuckerberg, el mismo que declaró “la privacidad ya no es una norma social”, compró las casas adyacentes a la suya en busca de privacidad…

El proyecto de la máquina del tiempo de Venecia de la Universidad EPFL, que comenzó en 2012, pretende crear un modelo de la evolución histórica de Venecia durante más de 1000 años a partir de los archivos almacenados en diferentes instituciones. Para ello, se han digitalizado, transcrito e indexado millones de documentos escritos así como se han procesado millones de imágenes empleando sistemas de alta resolución de reconocimiento de rostros. La información extraída se organiza y relaciona entre sí, tanto geográficamente como temporalmente, para extraer información sobre la gente, los lugares y las obras de arte del pasado de Venecia. De esta forma, se elabora un perfil bastante claro y fiable de las características económicas, demográficas, sanitarias o artísticas, entre otras, de la sociedad veneciana durante los más de 1000 años estudiados.

Los algoritmos desarrollados en este proyecto incluso pueden llegar a ser más fiables si son aplicados a poblaciones actuales, al originarse, hoy en día, muchísimo mayor información digital, ya que cada individuo deja un rastro digital en cada una de sus acciones cotidianas como resultado de su uso de Internet o por la generación de contenidos digitales.

Pérdida de Privacidad

Toda esta cantidad de información, y su posterior tratamiento, junto con los sistemas de vigilancia están haciendo que estemos ante una nueva era de vigilancia en masa sin precedentes en la que cada uno de los individuos puede ser monitorizado, siendo una herramienta muy codiciada, mayormente en los regímenes autoritarios, ya que puede suponer una disminución o pérdida total de su privacidad cuando no es correctamente empleada.


Alessandro Acquisti: La importancia de la privacidad…

Esta nueva situación conlleva a una pérdida de privacidad que no solo tiene que preocupar a aquellos que realizan actos maliciosos. Las contraseñas, el pestillo de las habitaciones o las cortinas son ejemplos de búsqueda de privacidad. Cuando una persona se siente observada su comportamiento es más conformista y obediente ya que toma decisiones, no como producto de su propia voluntad, sino tratando de satisfacer las expectativas que los demás ponen en ellos o las normas establecidas por la sociedad. Así, la vigilancia en masa crea sutilmente un estado de sumisión en la mente, mucho más efectiva que los medios que emplean la fuerza bruta.

La gran cantidad de información que existe en la red (nube) y la tecnología de reconocimiento de caras permiten averiguar casi instantáneamente la identidad de la mayoría de los sujetos monitorizados. A su vez, la posibilidad de modificar y manipular nuestras decisiones se hacen cada vez más factible. Nuestra mente reacciona más positivamente a un rostro que es una composición de nuestros dos mejores amigos, incluso cuando somos incapaces de reconocerlos individualmente en la imagen.  Si esta información se obtiene de las redes sociales con un algoritmo que por ejemplo los identifique por la frecuencia de aparición en imágenes o comentarios, y se utiliza en publicidad personalizada…

Referencias:
https://www.notariofranciscorosales.com/lla-identidad-virtual-algunas-reflexiones/
http://psicobsm.com/2014/01/22/identidad-virtual-o-quienes-decimos-ser/
http://vtm.epfl.ch/page-109836-en.html

VN:F [1.9.22_1171]
Valora esto del 1 al 10
Rating: 6.0/10 (5 votes cast)
"Privacidad Digital", 6.0 out of 10 based on 5 ratings

Related articles

Déjanos tu Comentario

Su cuenta de correo no será publicada. Los campos obligatorios han sido marcados (necesario):


Para contactar con nosotros, enviar una noticia, sugerencia, queja o corrección:



Back to Top